La estrella de los ‘All Blacks’ que juega ciego de un ojo en el Mundial

Ardie Savea usó por primera vez en la historia unas gafas homologadas por World Rugby en el partido ante Canadá. Los All Blacks ganaron por 63-0

En Nueva Zelanda ha sido uno de los grandes temas de debate durante esta semana. Todo seguidor a los All Blacks hablaba de ello y finalmente los pronósticos se cumplieron. El partido ante Canadá fue un trámite y los de Steve Hansen ganaron 63-0. Pero el aficionado se acordará de este partido del Mundial rugby por la entrada en el campo del flanker Ardie Savea más que del resultado final.

Savea es uno de los jugadores más destacados del presente Mundial de rugby y además acaba de convertirse en el primer jugador de la historia de los mundiales en jugar con unas gafas protectoras. El tercera línea de los All Blacks reconoció hace unos días que la visión en su ojo izquierdo era prácticamente nula y que para el siguiente encuentro de la selección neozelandesa iba a intentar jugar con las gafas homologadas de World Rugby para proteger su ojo derecho. Tras una semana entrenando con ellas en condiciones climatológicas complicadas (más de 20 ºC y un 90% de humedad), este miércoles jugó diez minutos contra Canadá con ellas puestas.

«Hace un par de años me di cuenta de que tenía mala visión en mi ojo izquierdo», dijo a principios de esta semana. «Todo estaba un poco borroso. Le dije al doctor de los All Blacks, Tony Page, que estaba empeorando, y ahora estamos haciendo algo al respecto (…) El doctor me informó que World Rugby tenía unas gafas que fueron aprobadas. Todos me han apoyado mucho. En términos de visión, es algo muy bueno y ahora solo es cuestión de acostumbrarse a ellas».

«Obviamente, si mi ojo derecho se va, podría quedar potencialmente ciego. Tengo a mi pequeña hija, ojalá futuros hijos y una familia más grande, así que quiero poder ver. Estoy pensando desde una perspectiva más amplia y tratando de proteger mis ojos», dijo.

No fue una decisión fácil para uno de los tipos más duros de este Mundial, pero finalmente terminó con un final feliz. Cuando se dio cuenta de que potencialmente podría perder la vista si su otro ojo estaba dañado, la decisión estaba clara: jugar con gafas. «Estoy pensando en el panorama general y tratando de proteger mis ojos», explicó Savea.

El caso de Ian Mckinley

El caso de Ardie Savea no es el primero en el mundo del rugby, pero sí el primero en un Mundial. En mayo de este año, World Rugby aprobó el uso de las gafas en todos los niveles para permitir jugar a aquellos que tienen discapacidad visual. La aprobación llegó después de un extenso desarrollo y robusto ensayo de las gafas.

Este pasado verano, el internacional italiano Ian McKinley utilizó el prototipo de gafas que hemos podido ver en este torneo al jugador neozelandés. Tras perder de vista su ojo izquierdo tras un accidente en pleno partido, McKinley fue el primero en usar gafas en un partido de rugby.

Ian McKinley ya había jugado con gafas con la selección italiana. (Reuters)
Ian McKinley ya había jugado con gafas con la selección italiana. (Reuters)

Ejemplo para jóvenes con problemas visuales

El tercera línea de los All Blacks dice que aunque no se ve a sí mismo como un modelo a seguir al usar las gafas, cree que el impacto social que puede crear su ejemplo puede ayudar especialmente a los jóvenes ‘rugbiers’ con discapacidad visual. «Si mi ejemplo estos inspira a conseguir algunos adeptos más, y por ello nuevos jugadores prueben el juego de rugby, entonces será positivo para nuestro deporte», terminó su rueda de prensa uno de los jugadores más importante de este torneo.

En Japón ya han tomado nota del suceso y ya se han visto a jóvenes talentos con las gafas puestas posando junto a los All Blacks.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*