Entrevista: Rodrigo Bruno comenta su experiencia en Chile junto a Selknam

Sin duda, uno de los refuerzos extranjeros más rimbombantes que tuvieron los fueguinos para su temporada debut en este 2020. El argentino, ex Puma, fue una de las principales figuras de los nacionales en sus primeros encuentros, destacando con un gran nivel, mostrando la experiencia que ha adquirido jugando en ligas y equipos de la más alta categoría a través de distintos continentes.


¿Qué significó para ti este paso por Chile?

Para mí fue realmente una experiencia hermosa, a pesar del poco tiempo que pudimos jugar por todo el tema de la pandemia. Disfruté el tiempo de la pretemporada y los compañeros como nunca. La verdad que para mí estar en la franquicia de Chile fue algo muy importante, porque me tengan en cuenta Pablo, “Ninja”, y en sí el rugby chileno, para mí fue algo muy motivador.

Después de venir de Europa, pensaba jugar para mi club y bueno, sale esta propuesta y no dudé en venir a Selknam.

¿Cómo te sentiste en el país?

Muy, pero muy bien. Hemos compartido con los chicos demasiados lugares, me han llevado a recorrer varios lugares. Yo conocía una parte de Santiago, no todo, y gracias a ellos pude conocer más partes lindas donde he disfrutado un poquito de Viña, he disfrutado de varios lugares y quedé sorprendido de lo lindo que es Chile.

Como un jugador experimentado, que ha militado en varias ligas y equipos de un nivel importante, ¿cuál es tu evaluación de lo conseguido por Selknam durante este proceso?

Yo hago un balance en sí de lo que fue todo Selknam, y la verdad que empezamos a construir nuestra historia desde el minuto uno que arrancamos la pretemporada, eso nos marcó una identidad a todos. Poner el nombre Selknam nos marcó la creencia de un equipo. La verdad que para nosotros eso fue algo muy significativo para el equipo y para el grupo, que tengamos un nombre, que seamos una cultura chilena en que venimos a representarlos a ellos.

El balance que hago es que para nosotros jugar esta liga era muy importante, quedó demostrado que estábamos a la altura de grandes cosas. Sin embargo, bueno, el tema de la pandemia no ayudó, pero yo creo que venimos por el camino correcto. Con el tiempo se nos iba a ir puliendo los detalles finos que teníamos, que eso te ayuda a ganar más partidos, pero quedó demostrado que el equipo tiene mucha garra y ganas de ganar y ganar, y gloria. Así que, yo creo que el partido que era la vara nuestra era con Ceibos y estuvimos a la altura, pero bueno, como te digo, faltó tiempo para empezar a pulir esos detalles mismos.

¿Te gustaría regresar a Selknam cuando termine la pandemia?

Sin ninguna duda. No dudaría en volver. La verdad que seguimos en contacto con el grupo hermoso de jugadores que hicimos, y amigos. Yo creo que si me tienen en cuenta de nuevo, mi respuesta va a ser sí, y obvio que me quedé con muchos afectos y mucha buena gente que conocí. La verdad me gustaría poder estar de nuevo en Selknam.

¿Te llevas algún recuerdo en especial de tu experiencia en el país?

Sí, me llevo varios muy lindos recuerdos. Uno de los primeros fue el primer sábado que nos juntamos todos en equipo a comer un cordero hecho por Julito Blanc. La verdad que pasamos una tarde épica todos juntos. Yo creo que ahí se empezó a consolidar más fuerte el grupo. Y uno de los recuerdos que me va a quedar bien en mente fue cuando fuimos un finde que nos dieron libre a Reñaca, a la casa del Marto Sigren. Fuimos seis chicos, no más, porque los demás tenían cosas que hacer, y bueno salimos a conocer Reñaca, muy lindo la verdad, nos llevaron a comer pizza al Tío Tomate. Comimos a reventar, éramos seis y pedimos diez pizzas. La verdad es que comimos a reventar. La peor pizza de todas fue la que pidió Nacho Albornoz, que hasta el día de hoy lo seguimos cargando con la pizza que pidió, y Marto me hizo probar una cerveza de tomate, que yo pensé que era una cerveza roja, y justamente era una cerveza picante con tomate, y yo no la podía pasar. Marto me había dicho que era una cerveza muy rica. La verdad que no me gustó (risas). 

Me llevo grandes recuerdos de todo, y muy lindo realmente Chile.

¿Qué impresión te dejó el rugby chileno? Cuál es tu diagnóstico sobre lo que viste aquí respecto a la cultura y el nivel del rugby en el país

Me quedé sorprendido del nivel y la clase de jugadores que hay. Hay rugbistas que no tienen techo. Realmente he visto destrezas y condiciones físicas que sorprendieron. Yo creo que el engranaje de todo esto, del crecimiento de los chicos y en sí el rugby chileno, el engranaje, la pieza fundamental, creo que es Pablo (Lemoine) y el “Ninja”. Están cambiando la cultura del jugador de rugby de Chile, y creo que van por el buen camino, realmente. Tarde o temprano, los resultados van a venir solos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*