El Presidente de ARUS lo relata: así es el rugby del sur de Chile

Fotografía: Archivo Rugby Chile

Álvaro Quezada, el mandamás de la ovalada sureña conversó con Rugby Chile respecto al desarrollo que ha tenido este deporte en la zona regida por su asociación.


¿Qué hace diferente al rugby del sur con relación a las demás zonas del país?

Bueno, sin duda que la geografía, el clima y la calidez de la gente.

¿Siente que se ha incentivado realmente al rugby en regiones desde los principales organismos de la ovalada nacional?

Sin duda que todo a su medida. Con la incorporación de nuevos directivos a la federación de rugby, de regiones, esto ha tomado un poco más de protagonismo. Pero siento que siempre falta más, aunque es una realidad país de todos los deportes que tienen la deuda con las regiones. Por la misma geografía que tenemos es bien difícil poder llegar a cada rincón con más cosas. Pero sí se ha crecido y se ha incentivado mucho más que hace un tiempo atrás.

¿Cómo evalúa el desarrollo del rugby en el sur? ¿Siente que hay un crecimiento acorde a sus expectativas

Uno como directivo siempre tiene expectativas bien altas, pero sí hemos crecido en el rugby del sur. Ha habido un crecimiento bastante importante en el área femenina, en la infantil también. Hemos podido desarrollar los festivales infantiles, que tratamos de hacerlos uno cada mes, y eso ha hecho crecer el universo de entrada a nuestro deporte. (…) El rugby XV sí va un poco más lento, pero sí se ve que hay mucha más motivación de los jugadores de pasar del amateurismo extremo a un tema amateur ya un poquito más preparado para enfrentar los partidos, con entrenamiento de pesas y más asistencia a las prácticas.

¿Cree que el sur tiene una cultura de rugby distinta a las otras zonas del país?

No sé si hablar de que tiene una cultura distinta. La cultura del rugby yo creo que es una sola, de gente que respeta mucho los valores de un deporte que es muy distinto a los demás, pero sí tiene un elemento diferenciador. Aquí se vive mucho el tema de la camaradería, es bien distinta al resto del país. Acá realmente los terceros tiempos son terceros tiempos, que yo creo que en otras partes del país se han ido perdiendo o dejando un poco de lado, y eso es muy importante tenerlo bien presente. La camaradería tiene que ser algo muy importante dentro de nuestro deporte.

¿Qué es para usted lo mejor del rugby del sur?

Para mí es la camaradería, como lo decía, eso es un elemento diferenciador que resalta bastante y que es lo más bonito que se genera en el rugby del sur.

¿Y lo peor?

Es el clima, que también a veces nos pasa la cuenta y no nos deja realizar nuestras actividades de la mejor manera o como nosotros quisiéramos, pero aún así hay una muy buena predisposición de todos los jugadores y clubes para poder cumplir independiente de que el clima sea adverso. Para llegar a suspender un partido tiene que ser muy extrema la lluvia, porque con lluvias pequeñas también se juega.

¿Cuáles son los principales desafíos que tiene ARUS en este momento?

Si bien nosotros tuvimos un crecimiento bastante grande desde hace cuatro años hasta ahora, hay que volver a revisar cuál es la otra etapa. Por ahí tenemos pendiente eso de poder reunirnos como asociación y plantear los desafíos que vienen en esta segunda etapa porque necesitamos mucha más gente sumarla a este proyecto del rugby regional y del sur para poder atacar todos los frentes posibles que son necesarios para desarrollar una estructura sólida. (…) Siempre pensando en que nuestros clubes tienen que tener una estructura sólida, administrativa y deportiva para que sean constantes en el tiempo y poder sustentar cualquier cosa que se nos presente en el camino, y poder desarrollar también, influir en la mesa de la federación, para que los torneos regionales tengan continuidad.

¿Cómo están lidiando con la crisis del COVID-19 que ha afectado considerablemente al deporte mundial?

Esto nos ha dado a todos un tiempo para poder reflexionar de cosas que de repente uno no se puede dar cuenta en la rueda que está avanzando todo el rato, nunca uno tiene tanto tiempo para poder revisar cosas, entonces acá cada club está viendo su tiempo del COVID-19 de su forma, nosotros como directiva ARUS también estamos pudiendo revisar bastantes cosas en las que hemos fallado, que no han resultado, entonces por ahí es un tiempo de reflexión que a todos nos sirve.

¿Hay algo que le gustaría transmitir al resto del país sobre el rugby del sur?

Bueno, transmitirle que a cada asociación del país si quieren, cuando preparen sus pretemporadas o partidos amistosos antes consideren al rugby del sur, acá los clubes de nuestra asociación ARUS los van a estar esperando felices. También si hay algún club que tenga infantiles y se quiera sumar a nuestros festivales como invitados, felices también de incorporarlos, para que podamos ser una gran familia del rugby a nivel país, conocernos e intercambiar todo tipo de cosas, porque en el ir contactándose y haciendo más grande nuestra red de contactos y vamos viendo la realidad deportiva de todo nuestro largo y angosto país, es donde vamos a sacar mejores aprendizajes para poder seguir creciendo.

Entiendo que tiene un mensaje especial para quienes lean esta entrevista

En estos tiempos de cuarentena, dejamos invitados a todos los seguidores  de la ovalada nacional para ver otro capítulo más de Tackle alto, un tremendo panorama para el día viernes.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*