“All or Nothing: New Zealand All Blacks”, la serie que nos lleva al interior del camarin negro.

Hablar de rugby implica, tarde o temprano, hacer alguna referencia a los All Blacks. Sin duda alguna el representativo de Nueva Zelanda, para fans y detractores, es el mejor exponente del deporte ovalado de los últimos tiempos, gracias a una hegemonía clara tanto en cuanto al rendimiento deportivo, la depuración de lo táctico/técnico y en un respeto casi religioso por la cultura del rugby que transita en una difusa frontera entre lo propiamente étnico y lo deportivo, una simbiosis cultural que se produce solo en esa “tierra mágica” de Nueva Zelanda. Todo esto ha llevado a los All Blacks a ser reconocidos como un ejemplo a seguir en cuanto a trabajo en equipo, tanto por el mundo del rugby como por otras disciplinas del quehacer humano. Sin embargo esta “fama” no es gratuita ya que, tras todo éxito, existe una historia de aciertos y fracasos, de esfuerzo y de compromiso; esa historia, que se construye al borde de la cancha y por mucho más que 80 minutos es la que podemos ver en la serie “All or Nothing: New Zealand All Blacks”, una miniserie de 6 episodios que nos lleva al lado íntimo de los hombres de negro.


Estrenada en junio de 2018, All or Nothing: New Zealand All Blacks, llegó de la mano de Amazon Prime, gracias al éxito de la temporada centrada en la NFL que fue ganadora de un premio Emmy, lo que abriría la posibilidad a que la plataforma digital siguiera explorando los documentales deportivos. Para ello, Taika Waititi, director de cine neozelandés, conocido por dirigir “Thor: Ragnarok”, “Jojo Rabbit” y “Two cars, one night”, se puso a la cabeza de la importante empresa de diseñar, y a la vez narrar, la serie que nos llevaría a conocer lo más profundo del equipo oceánico, en uno de sus periodos claves de sus últimos tiempos, el año 2017. Steve Tew, CEO de los All Blacks, comentó en entrevista para SportTechie.com, que la idea es popularizar aun país aislado a través del rugby, para ello esta alianza con Amazon Prime fue una puerta de entrada a un nuevo público, pero también significó una puerta abierta a la interna de los All Blacks, “sus cámaras y micrófonos estuvieron muy cerca del equipo durante gran parte del año pasado, y eso produjo episodios en profundidad de lo que se necesita para sostener a un equipo ganador como All Blacks, aunque no ganamos tanto como hubiéramos querido”.

La serie, a lo largo de 6 capítulos, nos invita a conocer tomas inéditas de los partidos, sensaciones distintas desde el borde de la cancha; pero también nos transporta más allá, al día a día de los jugadores, a los entrenamientos, a su vida personal y a como llevan su tiempo libre. Gracias a este documental, las máximas super estrellas del rugby nos muestran que son tan humanos como todos, con alegrías, miedos y una gran cantidad de sueños. Esto cobra real importancia cuando el documental se centra en el año 2017 de los All Blacks; un año de números implacables para el equipo de negro que, tras haber ganado la Investec Rugby Championship, la Bledisploe Cup y haber obtenido un empate en la serie frente a los British and Irish Lions, dejaba su racha ganadora cayendo por 23 – 18 ante Australia, cosa que impactó profundamente a un equipo que tuvo que buscar nuevas fuerzas de cara a lo que sería retomar la hegemonía del rugby.

Aquí la serie enriquece el análisis ya que opera en dos dimensiones del trabajo de los hombres de negro. Por un lado podremos seguir las historias personales de los jugadores de la temporada del 2017, mientras que en paralelo también podremos ver el minucioso trabajo de Steve Hansen por llevar al equipo a la perfección y lograr que los All Blacks mantengan la categoría de sus últimas dos décadas de trabajo.

Entrando de lleno en la serie, en los primeros episodios, veremos la dualidad de los jugadores: unos deportistas de élite, enfrentados a la vida real, sus preocupaciones familiares y proyectos a futuro; incluso veremos como abordan la problemática de las lesiones, tanto en lo deportivo como en lo emocional. Posterior a ello, la serie nos lleva a un aspecto más social del rugby neozelandés, mostrándonos qué significan los All Blacks para un país que vive con un gran fanatismo el deporte ovalado, donde llama la atención ver una fanaticada rigurosa a la hora de criticar el desempeño de los All Blacks, cuando las victorias no fueron abultadas o cuando el sistema de juego no funcionó de manera perfecta. Finalmente, la serie nos invita a comprender el ritmo y exigencia deportiva que se da al interior de los All Blacks; la lucha interna y la verdadera competencia por llegar a estar a la altura de un legado histórico, que pareciera ser una presión aún mayor que el mismo desafío de la copa mundial.

Pese a que la crítica local más “doctrinaria” señaló que este documental no ofreció nada nuevo a los seguidores y especialistas del rugby; tal como Steve Tew declaró, estos son los All Blacks para todos, una ventana de acceso para quienes desconocen a los hombres de negro o que rehúyen de su estilo de juego; “queremos que la gente vea a los All-Blacks como su segundo equipo favorito, queremos convencer a los japoneses, por ejemplo, que hinchen por nosotros en la próxima Copa del Mundo siempre que Japón no esté jugando”.

La serie se encuentra disponible en la plataforma digital de Amazon Prime, en el siguiente link https://www.amazon.com/All-Nothing-Zealand-Blacks-Season/dp/B07CXDZN8C

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*