Del amateurismo al profesionalismo: Building Jerusalem, el documental del título mundial de Inglaterra 2003.

Una de las postales más recordadas del mundo del rugby es la patada de Jonny Wilkinson ante Australia en la final de la copa del mundo de 2003, gracias a la cuál Inglaterra lograría coronarse como el primer equipo del concierto europeo, y el único a la fecha, que se haría con el trofeo máximo de la disciplina. Sin embargo, aquella hazaña inglesa habría comenzado a construirse casi una década antes, con la profesionalización del deporte y con un paulatino cambio en la personalidad de los jugadores ingleses, cosa que es el eje central de “Building Jerusalem”.


Estrenada en 2015, Building Jersusalem (o “La increíble historia del XV de la rosa”) es un documental que llega de la mano del director James Erskine, para mostrarnos como fue el proceso de transformación vivido por el rugby inglés a lo largo de los 90’s y que tuvo como consecuencia la corona mundialista del año 2003.

Sirviéndose del relato de vida de Jonny Wilkinson, de la rudeza y anécdotas de Martin Johnson y de la visión largoplazista de Clive Woodward, el documental logra crear una atmósfera clave para entender el proceso del rugby inglés: una tradición casi inalterable en el tiempo que se veía renovada por nuevos héroes y una nueva forma de ver y entender el deporte ovalado, que se cruzaba con la osadía y el genio de Woodward para construir las bases del “rugby profesional” inglés.

El documental reparte sus 90 minutos de duración en dos grandes secciones; un “primer tiempo” enfocado en mostrar un “estado de la cuestión”, la realidad de principios de los 90’s del rugby inglés y la importancia política que paulatinamente va cobrando el deporte ovalado, pasando tanto por los mundiales del 95’ como del 99’. Además, se cimienta la idea clave del film acerca de la llegada del profesionalismo a un rugby totalmente amateur, con los conflictos, miedos y oportunidades que se abrieron para el rugby. Luego nos encontramos con un “segundo tiempo” que nos sitúa directamente en el “mundo profesional” que se aparecía ante los ingleses y que poco a poco se iba descubriendo y construyendo a si mismo, tratando de encontrar la fórmula clave para convertirse en los máximos exponentes del rugby mundial; tarea no sencilla teniendo en cuenta la hegemonía y los nombres con los que contaban Australia y Nueva Zelanda a principios del 2000.

Así, y por medio de un relato fresco, Building Jerusalem nos pone en los pies de Martin Johnson para mostrarnos el rugby clásico y amateur que se negaba a perecer, pero que también entendía que el salto y mejora en resultados deportivos vendrían desde una nueva forma de entender el deporte. Allí es donde Jonny Wilkinson se nos muestra como el gran ejemplo y referente de este “nuevo rugby”; un rugby que venía de numerosas frustraciones deportivas y que tenía que aspirar a someterse a la disciplina, entrega y compromiso en pos de buscar la perfección y el alto rendimiento. De esta forma vemos como “el viejo y el nuevo rugby” inglés, poco a poco se van encontrando para lograr construir una nueva forma de vivir el deporte. Allí es donde el papel de Clive Woodward cobra relevancia al ser quién, desde el puesto de entrenador, tiene que interpretar y llevar a la práctica un profesionalismo que el mundo del rugby inglés desconocía; los miedos y las dudas eran mayores que las certezas que hasta entonces se tenían al respecto, no obstante, Woodward lideró la aventura y se atrevió a ir un poco más allá en esta búsqueda del rugby inglés.

Un documental altamente disfrutable para los fanáticos del rugby, que revive momentos claves del deporte ovalado mediante un gran archivo documental, tanto de entrevistas como de partidos, que constantemente llevarán al espectador a lugares comunes de la historia misma del deporte: la preocupación ante los All Blacks de Lomu, las repercusiones políticas y sociales de los Boks de Mandela o el desafío de enfrentarse a los Wallabies de Gregan y Larkham, que buscarían su tercer título mundial jugando de local. Por otro lado, también constituye una reflexión necesaria sobre el profesionalismo y la forma de entender el rugby moderno, un rugby altamente competitivo y que demanda de los jugadores una mayor entrega y compromiso con la vida deportiva, pero que también sitúa sobre sus cabezas una presión externa, tanto de los fans como de los medios de comunicación.

La película se encuentra disponible en el siguiente link: https://www.documaniatv.com/deporte/la-increible-historia-del-xv-de-la-rosa-video_ac4c4591c.html

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*