Aniversario de la calavera: Húsares cumplió un año más de vida

A principios de mes, Húsares, uno de los equipos ya clásicos en lo que ha sido el desarrollo del rugby metropolitano, celebró un nuevo aniversario de su institución, la cual desde 2004 comenzó a hacerse un espacio en el mundo ovalado. Sin embargo, no sería hasta 2014 cuando se formalizarían como institución, hito el cual definió finalmente el aniversario de equipo de Maipú. Con motivo de ello conversamos con Romina Medina y Esteban Yáñez, secretaria y entrenador del equipo respectivamente, sobre la visión global de lo que ha sido el proyecto del equipo de la calavera.

¿Cómo se ha celebrado el aniversario en el contexto de cuarentena?

“Sabíamos que para poder celebrar nuestro aniversario en cuarenta las dinámicas deberían ser distintas, por lo tanto preparemos actividades virtuales, tales como conversatorios con los entrenadores de nuestro club a través del tiempo; realizamos el Examen de Retorno al Juego de la World Rugby para poder prepararnos en conjunto para el regreso a la cancha. Además hemos construido redes de apoyo con cajas de mercadería y Húsares emprendedores que han podido aportar a fortalecer nuestra comunidad. Adicionalmente, nos hemos mantenido entrenamientos 3 veces por semana, incluyendo aspectos de la revisión de reglamento y sistema de juego”.

¿Dónde se encuentran hoy en día y cuáles son los proyectos que tienen como institución?

“Nos encontramos en proceso de consolidarnos como club, tanto en lo deportivo como en lo institucional dado que, tras muchos años de nula gestión institucional, ahora nuestros proyectos se basan en potenciar nuestras ramas menores y femenina. Cada año hemos hecho esfuerzos para lograrlo, pero nos vemos detenidos frente a diferentes obstáculos; por eso nuestro principal proyecto es lograr que Húsares sea reconocido, lograr atraer colaboradores y auspiciadores que nos ayuden a consolidar todas nuestras ramas y a cumplir los sueños de nuestros jugadores de ver el escudo de Húsares en lo más alto del rugby nacional”.

¿Cuál consideran que es el rol que ha jugado Húsares en el desarrollo del rugby en Santiago?

“Creemos que el mayor rol que hemos tenido como Húsares ha sido desestigmatizar este deporte como elitista; hemos abierto la puerta a mucha gente que veía desde lejos el rugby y ahora saben que independiente de la condición social o económica, solo la pasión puede marcar la diferencia en este juego. Hemos masificado el rugby en el sector poniente de la capital junto con Old Green y las escuelas de Vive Rugby, específicamente con Lobos Rojos, ya que de un tiempo a esta parte, se ha dejado de lado la masificación del deporte y los esfuerzo se han centrado en la “detección de talentos”, lo que suena poco inclusivo para un deporte que aún no es masivo transversalmente en esta sociedad”.

“Desde la refundación del club, el 3 de julio de 2014, ha sido un proceso de victorias y derrotas desde dentro como fuera de la cancha; en un principio nos encontramos con los obstáculos del poco apoyo municipal y la falta de fe en un equipo que crecía poco a poco. En 2018 se reunieron  nuevamente los Húsares antiguos, que se encontraban repartidos por muchos equipos de Santiago, con el fin de revivir la rama adulta, lo cual funcionó de buena forma ya que, como muestran las estadísticas de los distintos torneos en que hemos participado, tanto en el XV, Sevens a Side y Rugby 5, logramos acceder a instancias importantes y animar la fiesta del rugby”.

“Tenemos grandes sueños para Húsares: lograr estar en los más alto del rugby chileno es nuestro norte, pero sin olvidar de dónde venimos: trabajar en nuestra comuna que es Maipú, acercar el rugby a los maipucinos como una forma de vida y trasformación social”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*