El 2020 del rugby chileno: el año del cielo y el infierno

La ilusión se apoderó de todos los fanáticos de la ovalada nacional al comenzar esta nueva década. El primer equipo del rugby profesional, Selknam, había nacido, de la misma forma que los Cóndores 7s debían afrontar citas históricas que le podrían permitir acceder al Circuito Mundial o incluso clasificar a los Juegos Olímpicos, al mismo tiempo que el XV mejoraba cada vez más de la mano de Pablo Lemoine.

Sin embargo, la crisis del COVID-19 llevó a que muchas de estas ambiciones se vieran pospuestas de golpe por la emergencia sanitaria, trasladandonos a varios meses con la pelota detenida, pero también hacia el año que tuvo los primeros éxitos de la selección femenina comandada por una mujer.

Selknam: la ilusión fueguina

El profesionalismo fue anunciado oficialmente en noviembre del 2019 y el hecho de solamente conocer al capitán, Ignacio Silva, plagó de incertidumbre el inicio del 2020, donde enero y febrero estuvieron llenos de conversaciones en torno a quienes podrían ser los jugadores que conformarían el plantel, cuántos extranjeros habría o incluso si realmente seríamos capaces de formar el primer equipo profesional.

Finalmente, tras cientas de pláticas y esporádicos adelantos de información como la cantidad de jugadores o extranjeros, que generaban cada vez más ansias en los fanáticos, llegó el momento de que la nómina se hiciera oficial a mediados de febrero, presentando al plantel durante el World Rugby Sevens Challenger Series – Viña 2020 en el Estadio Sausalito, teniendo 27 chilenos y ocho extranjeros en un plantel que finalmente estuvo conformado por 35 rugbistas.

Así, los fueguinos comenzaron sus entrenamientos en el Parque Mahuida, captando la atención de los medios de comunicación y mostrando que la ovalada adquiría cada vez más relevancia. Había expectación en torno al gran debut de los dirigidos por Pablo Lemoine, que finalmente afrontarían su primer gran desafío en una cita histórica, debutando en Uruguay ante Peñarol en el Estadio Montevideo. A los chilenos les tocaba inaugurar la Superliga Americana de Rugby.

Aunque Twitter daba por favorito al aurinegro por muchísima diferencia, el caracter de Selknam dijo otra cosa, y en base a un excelente juego que tuvo su premio ofensivo gracias a las patadas teledirigidas de Santiago Videla, los chilenos ganaron en su debut, venciendo a Peñarol por 13-15 y se transformaron en el primer equipo que gritó victoria dentro de una competencia profesional del rugby latino.

Más tarde, vendría un nuevo hito que cautivó a muchos. Se anunció que los fueguinos tendrían su primer partido como locales en el Estadio Nacional, el máximo coloso del deporte nacional, y pese a que el coronavirus mermó la participación, los fanáticos de todas maneras se las arreglaron para superar los cinco mil espectadores, entre los que destacaban los cánticos y lienzos de La Fuego Austral, barra de Selknam que se fundó junto al nacimiento de este equipo y que se dispusieron a llevar la fiesta a las gradas del equipo por primera vez.

Pero, la historia del 2020 de la primera franquicia profesional del rugby chileno, se vio cortada de golpe. Justamente luego de terminar el partido contra Ceibos en el Nacional, el 16 de marzo, se anunció la suspensión de la Superliga Americana por la crisis del COVID-19.

Los Cóndores 7s: soñando con volar entre los anillos

En el Estadio Sausalito ¡Y televisado! Así fue el World Rugby Sevens Challenger Series – Viña 2020, que dio un nuevo realce al ya tradicional Seven de Viña, dándole una mayor categoría a la hora de ir a buscar un cupo al Circuito Mundial.

El equipo al mando de Edmundo Olfos y Nicolás Bruzzone fue protagonista y disputó varios partidos de gran nivel a lo largo de un campeonato donde finalmente se quedaron con el cuarto lugar en una cita que finalmente quedó de todas formas en las manos de un chileno: Carlos Soteras Merz, el capitán de Alemania, que se consagró campeón junto al cuadro germano.

Los Cóndores 7s seguirían dando que hablar en la segunda fase del Challenger, que se disputaba en Montevideo, donde sellaron su clasificación a la Qualy de Hong Kong y alcanzaron nuevamente las semifinales.

Luego de esto, venía el gran desafío de los nacionales, la preparación para enfrentar el repechaje olímpico para asistir a Tokio 2020. Incluso, debido a la emergencia sanitaria, se presumía que Chile, en ese entonces libre del virus, sería la sede del esperado torneo, dando aún mayor esperanza a los nacionales.

Sin embargo, el COVID-19 se propagó por todo el mundo y finalmente la cita fue suspendida, de la misma forma que se canceló la Qualy de Hong Kong, privando a Chile por un año más del tan anhelado acceso al Circuito Mundial.

Eso sí, finalmente los Cóndores 7s lograron regresar a las competencias en diciembre y, sin darse por vencidos, siguen preparándose para luchar por un cupo hacia sus sueños en el 2021: volar a Tokio y entrar a la élite del rugby planetario.

El Cóndor aletea fuerte

Cuando todos parecían preocupados por los efectos que pudiera tener la paralización del deporte por el COVID-19 en los Cóndores, que venían mostrando un alza considerable en su nivel desde 2018, finalmente la selección de XV acabó despejando todas las dudas cuando tuvo la posibilidad de disputar su primera competencia del año en el Sudamericano 4 Naciones.

Chile fue protagonista de la reactivación de la ovalada continental, y lo hizo nada más y nada menos que ofreciendo los mejores partidos del campeonato. Un duelo en que Argentina tan solo pudo superar a los nacionales por un punto en la última del encuentro, una épica victoria sobre Uruguay en el tramo final y la buena victoria sobre Brasil que le permitió a los nacionales obtener el segundo puesto del campeonato.

Además, y aunque se vuelva una anécdota, los Cóndores tuvieron la posibilidad de volar nuevamente en el Estadio Nacional, en el duelo que marcó el retorno del rugby nacional, cuando se disputó el Chile vs Chile que fue transmitido en formato radio por las plataformas de RCH.

Una mujer histórica

Pese a la paralización, el rugby femenino tuvo movimiento. Edmundo Olfos, gestor del éxito reciente de los Cóndores 7s, tomó la determinación de acercarse más a la ovalada de mujeres en su rol como Head Coach, optando por modificaciones en el modelo de trabajo y, aunque todo hacía presagiar que sería él quien las comandaría en el icónico Valentín Martínez que se llevaría a cabo a finales de año, acabó siendo otra la persona que apoyó a las Cóndores desde el borde de cancha.

Úrsula Álvarez se convirtió en la primera entrenadora de una selección chilena adulta y lo hizo a lo grande, obteniendo buenas victorias en el Sudamericano, pero sobre todo, marcando el histórico triunfo de las nacionales sobre Argentina en su segundo duelo al mando de Chile.

Finalmente, la mujer que también cumple el rol de entrenadora de la selección de Antofagasta, acabó comandando a las chilenas hasta un cierre invicto de la fase de grupos y un posterior sexto lugar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*