¡Épico triunfo de Los Lobos en el Clásico del Sur ante un admirable Austral!

Sábado 9 de octubre del 2021, 15:30 horas. La Lobera, Chinquihue, Puerto Montt. Esas son fecha, hora y lugar de uno de los partidos más vibrantes que ha vivido la ovalada local en los últimos años, brindándonos en esta transición del proceso de reactivación a la competitividad, una ilusión de retomar el nivel pre-pandemia en las tierras sureñas, o incluso, superarlo.

Con un sol brillante que iluminaba una florida cancha, los equipos se preparaban para saltar al campo en condiciones disímiles. Austral, por complejidades en la programación que les hizo perder varios de sus jugadores a raíz de los compromisos de la selección ARUS M35 que viajó a Pucón, llegó a Puerto Montt con tan solo quince hombres, es decir, se preparaban para enfrentar a un rival que en los últimos meses había comenzado una revolución en el juego sureño y llegaban con la mentalidad de extender su invicto, sabiendo que no tendrían ninguna opción de recambio en la banca ante los feroces Lobos.

La situación era dispar, pero los valdivianos entraban con la misma confianza que los puertomontinos, para dar pie a un encuentro que, tras el pitazo del referee, mostró altísima intensidad desde el minuto 1.

 

Primer tiempo: contra todo lógica

La presión de Austral era agresiva, en campo rival, evitando cualquier escapada de los backs oponentes. Abrir la cancha se transformaba en un reto extremo para los dirigidos de Mario Alegría, que no encontraban respuestas en el arranque. Las posesiones se fueron intercambio, y cuando los Pingüinos cargaban la ovalada, tampoco lograban una salida limpia y se veían forzados a descongestionar con kicks no siempre precisos por la urgencia de alejar al adversario de la zona crítica (llevar la cuenta correcta de los lines habría sido un martirio para cualquier periodista en borde de cancha).

Las cosas eran complejas, pero finalmente Los Lobos sacaron a relucir su habilidad y Sebastián Rojas se encargó, tras buena jugada, de concretar el primer try del partido al minuto 23’, dando pie a la conversión del 9, Carlos Maldonado, quien con su tiro a postes dejaba a los locales 7-0 adelante.

Con el marcador a su favor, los puertomontinos sentían que tomaban el encuentro. Austral, que apostaba más a un juego rústico, estaba condenado a cansarse temprano, contando solo con 15 hombres. Tener esa ventaja y saber que en la recta final del primer tiempo vendría el cansancio, crearía espacios para el estilo relámpago de Los Lobos. O eso quisieron creer.

7 minutos después de la apertura de la cuenta, Tomás Masías obtenía un ensayo para los valdivianos, que empataron el marcador 7-7 con el disparo del medioscrum Luciano Cereceda, devolviendo la incertidumbre al enfrentamiento. Incluso, contra cualquier predicción, fue Austral quien se mostró más íntegro en la recta final, probablemente más por espíritu que músculo, y el fullback, Jesús Hermosilla encontró un espacio por el centro entre la defensiva de Lobos, quienes no pudieron sino observar desconcertados y perseguir al 15 que se arrojó hacia el ingoal para dar vuelta el score 7-14 en la última de la primera parte (Cereceda otra vez adentro con la conversión). Los de Valdivia lo estaban ganando.

Segundo tiempo: de Clásico a Superclásico

Si cabía alguna duda que este era el duelo más apasionante de la zona sur, el arranque de la segunda parte colocaba todos los condimentos necesarios para ratificar el espectáculo. El visitante no solo lo ganaba, sino que en el 42’, Jesús Hermosilla, vistiéndose del “Superman austral”, volvía a penetrar entre las líneas adversarias para lanzarse y concretar un ensayo que ilusionaba incluso más tras la patada a las H del afinadísimo número 9.

La sorpresa estaba puesta en la cancha. Los Lobos, que se habían mostrado sumamente sólidos a lo largo de la pretemporada y consiguieron una victoria por 100 puntos en su primer duelo oficial, estaban abajo en el marcador ante un Austral con 15 hombres que venía dispuesto a remar contra todo.

Desde este punto el duelo fue cada vez más estrecho, los hombres se aglutinaban en masas que los espectadores al borde del campo no podían llamar con certeza ni maul, ni ruck. Todas las manos perseguían o protegían la ovalada, volviendo fundamental el rol de los medioscrum de ambos equipos, que a lo largo de los 80 minutos tuvieron un partido impecable, dando movilidad a sus escuadras y descongestionando en medio de permanentes formaciones espontáneas.

Lobos pegó de vuelta al 45’ con ensayo de Álvaro Urrieta, a palos por Maldonado y logró empatar al 55’ por el try del centro Diego Pozo, que se metió entre la resistencia valdiviana, y sería este mismo hombre quien se transformaría en la carta para dar vuelta el partido al 63’, con conversión del 9. Así, las cosas quedaban 28-21.

Con un panorama diferente, los valdivianos tampoco daban tregua y seguían resistiendo los embates de Lobos, que poco a poco encontraba los espacios para hacer su juego relámpago, pero tackles salvadores frenaban el peligro antes de volverlo letal.

Sin embargo, un partido así solo podía cerrarse con una jugada de antología. Maldonado, quien venía siendo figura desde el minuto 1, recibió un balón en el fondo, con el equipo recién recuperando y todo Austral presionando intercalado. Se lanzaron sobre él, amagó un pase, siguió su marcha. Quiebre de cintura esquivando rivales, se lanzan hacia él, pero apenas rozan sus tobillos, y se escapa en una jugada que los futboleros llamarían “maradoniana”, cerrando al 71’ un try que sacó aplausos hasta de los mismos rivales. Maldonado se vestía de héroe y sentenciaba el encuentro a favor de su equipo. Sobra decir que él mismo pateó su conversión con pleno éxito, cerrando una actuación individual soberbia, pero sobre todo, el marcador de un clásico emblemático que cerró 35-21.

Tras el pitazo final, solo quedó espacio para aplausos entre dos equipos que dejaron todo para brindar un encuentro espectacular, incluso ante la adversidad que enfrentaron los valdivianos con pocos hombres que llegaron a jugar dejándolo absolutamente todo en el campo, y unos Lobos que forzaron su 100% para seguir encaminando el futuro de su revolucionario juego en un partido que quedará para el recuerdo.

1 Trackback / Pingback

  1. El campeonato toma forma: así fue la segunda fecha de ARUS - Rugby Chile

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*